GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Los pajaritos y la luciérnaga


Imagen relacionada
Los pajaritos y la luciérnaga
No nos contentemos con las luces pequeñas y que no son sino reflejo de la luz increada, origen de todas las luces. No tengamos miedo y familiaricémonos con las fuentes. Leamos los grandes autores y, especialmente, el gran libro donde el mismo Dios nos habla, la Biblia.



Cuatro pajaritos recién emancipados del nido dormían en un monte muy tupido, con la madre. A las doce de la noche fueron despertados por una luz y rompieron a gorjear. La madre, sobresaltada, preguntó lo que les pasaba y contestaron en coro que ya había salido el sol. Y la madre les hizo ver que no era más que una pequeña luciérnaga. A muchos les pasa lo mismo, que ven genios en todas partes y gritan: «¡Aquí está el sol!», al prenderse cualquier vela (Daireaux).



No leas la Biblia como si leyeras un libro más. Empieza con la invocación del Espíritu Santo, para que su don de sabiduría disponga tu mente a recibir el mensaje que Dios ha preparado con amor especial para ti ese día. La presencia de Dios en su Palabra es una realidad que hay que captar en la fe. Que el Espíritu te guíe e ilumine.




Enviado por el P. Natalio

Diseño


1) Para saber

Se presentan con tal frecuencia los errores que no es necesario demostrar que somos falibles, que fallamos. Y un error muy peligroso es el que tengamos sobre nosotros mismos.

En el mensaje que el Papa Francisco dijo hace unos días, señaló que no importa si, como toda persona humana, uno tiene sus límites y también sus errores, sino que lo importante es tener la humildad para reconocerlos, tener un corazón sencillo, que sea honesto con sí mismo y con los demás.

El peligro de no reconocer humildemente nuestros errores, es que nunca haremos nada por salir de ellos al no detectarlos o no querer darnos cuenta, pues muchas veces somos cómplices de nosotros mismos. ¿Por qué no los reconocemos? Aunque pueden ser diversas causas, podemos ver que todas se dirigen a la soberbia. Pensamos que si reconocemos tener tal o cual defecto, entonces seremos menos y eso no lo aceptamos.



2) Para pensar

Para conocer la realidad, se requiere una buena dosis de humildad, pues la soberbia ciega. Una famosa fábula muestra cómo la soberbia termina por volverse contra ella misma.

Un día el león se despertó y se sentía tan lleno de vida, tan fuerte, que pensó que no habría en el mundo nada que lo pudiese vencer. Con este sentimiento de grandeza, se encaminó a la selva. Se encontró con una víbora a la que preguntó: "Dime, ¿quién es el rey de la selva?” Le respondió la víbora: “Tú, por supuesto”, y se alejó a toda prisa.

El siguiente animal que se encontró fue un cocodrilo a quien le preguntó: “Cocodrilo, dime ¿quién es el rey de la selva?” El cocodrilo le respondió: “Si sabes que eres tú el rey de la selva, ¿por qué me lo preguntas?”

Así continuó toda la mañana, y a cuanto animal le preguntaba, todos le respondían que el rey de la selva era él. Hasta que le salió al paso un elefante.

“Dime elefante”, le preguntó el león ensoberbecido “¿sabes quién es el rey de la selva?”

Como única respuesta, el elefante enroscó al león con su trompa levantándolo como si fuera una pelota, lo arrojaba al aire, lo volvía a recoger... hasta que lo tiró al suelo poniendo sobre el magullado león su inmensa pata.

Entonces el dolorido león le dijo: “Muy bien, basta ya, pero no hay necesidad de que te enfurezcas tanto, porque no sepas la respuesta”.

La falta de humildad lleva a no conocerse a sí mismos, sino de una manera deformada poniéndose por encima de todos. La descubrimos en una conducta, prepotente, despectiva, arrogante, engreída, presuntuosa, vanidosa… Pensemos si tenemos algunas de sus manifestaciones en nuestra conducta.



3) Para vivir

¿Hay algún antídoto contra la soberbia? Sí, la humildad. Una virtud que nos lleva a ser realistas, a sabernos con virtudes, con defectos, y aceptarlos. Se manifiesta en la templanza, honestidad y serenidad y sinceridad. Cuando hay madurez, se sabe relativizar la propia importancia, y no se hunde en los defectos ni se exalta en los logros. Además, sabe observar lo positivo en los que le rodean.

El Papa Francisco afirma que un cristiano ha de ser humilde, para asemejarse a Jesús. Sólo así podremos mostrarlo y ser sus “embajadores” ante los demás.

© Pbro. José Martínez Colín




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores