GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Cómo entró el dinero en el mundo

Resultado de imagen para Cómo entró el dinero en el mundo

Se cuenta que, hace mucho tiempo, los hombres pensaban constantemente en la muerte.
No disfrutaban de lo que comían, ni de lo que bebían, por la obsesión constante día y noche con la idea de la muerte y del Ángel de la muerte.

¿Por qué? Porque aún desconocían el amplio mundo de las ideas.

Las ideas y los pensamientos que nos preocupan hoy no existían en aquella época.
A medida que los hombres de entonces envejecían, sus cuerpos iban quedando cada vez más
descarnados, porque es sabido que las reflexiones sobre la muerte consumen la carne del hombre. Y
cuando morían los hombres, los gusanos no encontraban nada para comer en las tumbas de los seres
humanos.

Un día los gusanos decidieron quejarse ante el Señor Dios.
- Dueño del Universo -le dijeron-, cuando nos creaste nos dijiste que comeríamos carne. Pero
¿dónde está la carne? Los hombres mueren delgados como clavos. ¿Quieres que nos alimentemos de
sus huesos?

- Tenéis razón, queridos gusanos -les dijo el Señor Dios-. Voy a pedir consejo a los ángeles.

Los ángeles reflexionaron sobre la queja de los gusanos. Llegaron a la conclusión de que tenían toda la razón. Que habían sido creados para comer carne.

¿Qué podía hacer el Señor Dios? Escuchó la sugerencia de los gusanos, e introdujo el dinero en el
mundo.

Y el hombre se puso a comprar, y a vender por doscientos lo que había comprado por cien. Se apasionó por la compra y la venta, hasta olvidarse completamente de la muerte. La preocupación del hombre estaba totalmente volcada en el dinero. Estudiar y trabajar para ganar dinero. Salir para gastar dinero.

Hacer guerras para tener más dinero. Vender lo que fuese y a quien fuese para conseguir más dinero.

Y con los dineros ganados, el hombre empleaba la mitad en comprar mercancías y la otra mitad en
adquirir alimentos. Y durante todo el día se decía y se repetía: «¿Cómo me las arreglaré para ganar más dinero? ¿cómo haré para gastar las ganancias?»

Y el hombre comía y engordaba. Se divertía y engordaba. Compraba de todo y engordaba. Al mismo
tiempo el alma se encogía, se disolvía, y en muchos casos desaparecía.

Tanto, que actualmente, cuando muere un hombre, los gusanos se alegran y dan gracias a Dios por su
gran misericordia.

BEN ZIMET. Cuentos del pueblo judío, Sígueme
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores